LA MÚSICA EN LOS 90

La década de los noventa ha sido la década de la revolución de Internet y de las telecomunicaciones, de la utilización de nuevas tecnologías, de la guerra en Yugoslavia, del efecto 2000, de la generación X, de la explotación masiva de la TV, de Barcelona 92, etc.. Todo esto ha tenido su influencia en la música que se ha hecho en estos años, o bien la música ha tenido su influencia en los acontecimientos sociales de esta década.

Precisamente uno de los aspectos más importantes de esta década ha sido la reinvención de uno mismo. Triunfa la idea de que hay que romper con los lazos del pasado y volver a empezar para poder adaptarse a los cambios que están sucediendo a nuestro alrededor. Esta idea quedó perfectamente reflejada en un disco que apareció a finales de 1991: "Acthung Baby" de U2. Tras haberse convertido en una de las bandas más importantes del planeta con "The Joshua Tree", los irlandeses se vieron atrapados por la monotonía. Esto les llevó a estar casi cuatro años sin que se supiera nada de ellos. A su regreso presentaban un nuevo sonido que les volvió a poner de moda y que les convirtió en una de las principales bandas de la década, lo cual se debió también a su espectacular directo. Con una gran influencia de la televisión, realizaron una gira espectacular, ZOOTV, que llenó grandes estadios. Después se inventaron el Popmart, otro espectáculo impresionante.

1991 fue también el año del triunfo de REM. Manteniéndose fieles a sí mismos, con "Out of time", y sobre todo con su canción "Losing my religion" consiguieron por fin convertirse en una banda respetada y admirada por todo el mundo. Desde ese momento cosecharon éxito tras éxito, grabando buenos discos entre los que destaca "Automatic for the People", y aunque sufrieron algún pequeño bajón ("New adventures in the Hi-Fi"), ultimamente han demostrado que siguen estando al pie del cañón.

Pero para entender lo que ha significado la música para la juventud de los años 90 hay que hablar necesariamente de la etiqueta que dominó la primera mitad de la década: el "grunge". La filosofía del grunge es difícil de definir, pero lo intentaremos: unos cuantos jóvenes desesperados y despreocupados que no se encuentran cómodos con su vida deciden plasmar todos sus sentimientos confusos en canciones. Ya no importan los graves problemas sociales, sólo importa el infierno interior por el que están pasando y que no le permite ser felices. Vestuario zarrapastroso, sonido duro y descuidado, voces desgarradas y letras en ocasiones fuertes y en otras simplonas. El grupo que abandera este movimiento es Nirvana, que logra la fama mundial con su disco "Nevermind" y su himno "Smell like teen spirits". Otros grupos que intentan liderar el movimiento junto con los chicos de Seattle, pero sin llegar nunca a su altura (lo cual debió ser muy fustrante, y puede que fuera una de las razones de la muerte del grunge) fueron Pearl Jam, Stone Temple Pilots, Soundgarden, Spin Doctors, 4 Non Blondes y Counting Crows. La fama de estos grupos influye a los jóvenes, sobre todo en Norteamérica y surge algo que los sociólogos llamaron generación X, la generación sin nombre, sin identidad propia.

Paralelamente al grunge nace la música alternativa. Artistas que no creían en la música que se estaba haciendo y a los que el grunge no les convencía buscan un sonido propio y completamente diferente a todo lo hecho anteriormente, utilizando las tecnologías a su alcance. Nacen artistas como The Smashing Pumpkins, Beck, Radiohead, Massive Attack, Fun Lovin´ Criminals, más adelante Garbage, y grupos ya establecidos como Sonic Youth. La música alternativa acabaría derivando en tres tendencias: El tecno-punk-rock , el punk-rock y el rock a secas que quedó después de todo eso (grupos que siguen en la línea tradicional del rock: The Cranberries, Live, Matchbox 20, Semisonic, Goo Goo Dolls o Liquido, cada uno con sus peculiaridades). El punk-rock pegó muy fuerte en los años 95 y 96, sobre todo gracias a sus dos bandas estrella: Green Day con su disco "Dookey", y The Offspring con su himno "Self Esteem" incluído en su álbum "Smash". Con el paso del tiempo el sonido punk no supo evolucionar y se quedó estancado. Algunos grupos como Nada Surf o The Presidents of the USA introdujeron algo de frescura, pero no pudieron evitar que el público se desinteresara por este sonido. Actualmente sólo The Offspring se mantiene en la élite de la música internacional. El tecno-rock, en cambio, es una tendencia en alza. Se trata de un sonido electrizante con mucho ritmo que cada año presenta nuevas innovaciones. The Chemical Brothers fueron quienes empezaron todo y siguen estando en forma ya que en 1999 editaron su mejor disco, "Surrender". The Prodigy también estuvieron metidos en esto desde el principio y realizaron su mejor trabajo, y el más exitoso, con "The fat of the land". Otros grupos que también tienen mucho que decir, o dijeron mucho en su momento, son Underworld, Apollo Four Forty, Orbital, Daft Punk, Asian Dub Foundation o Fatboy Slim. Dada la gran aceptación de este sonido casi todos los grupos ya establecidos cuentan entre sus productores con algún deejay experimentado que les modernice. Artistas como U2 con "Pop", o Madonna con "Ray of ligth" y la gran ayuda de William Orbit se han adaptado perfectamente al sonido actual. Hay críticos a los que les ha dado por llamar al tecno-rock el rock del nuevo milenio, y es posible que no anden muy desencaminados.

El 8 de Abril de 1994 Kurt Cobain se suicida y nace el mito. Miles de fans lloran la muerte del líder de Nirvana, y su mensaje se convierte en el mensaje de toda una generación. Pero la muerte de Kurt Cobain significa también la muerte del grunge. Tres días después el primer single de Oasis "Supersonic" sale a la venta y el Brit Pop se pone de moda. Pearl Jam se resisten a abandonar el sonido grunge, pero unos pocos años después la industria musical ha olvidado por completo a este movimiento.

¿Qué estaba pasando mientras tanto en España? La música nacional se veía marcada por la disolución de las grandes bandas de los años 80. Grupos como Mecano, Duncan Dhu, El Último de la Fila, Radio Futura o Héroes del Silencio y otros grupos nacidos en los 90, como los Rodríguez, desaparecen, en algunos casos "Parasiempre" y en otros dejando una puerta abierta para la reunión. De hecho, Mecano volvió para sacar un grandes éxitos, pero tras escuchar las nuevas canciones, muchos fans lamentaron que hubieran vuelto a componer. Duncan Dhu siempre han hablado de su vuelta aunque ésta no se producirá en los 90. Sin embargo, al contrario de lo que ocurría con las de Mecano, sus canciones nuevas incluidas en su grandes éxitos sí que merecían la pena.

La ventaja de estas disoluciones es que por cada una de ellas ha surgido un nuevo artista que, por separado o con un nuevo grupo, graba buenos discos e incluso discos estupendos. Tras Mecano aparecieron trabajos de Ana Torroja, de Nacho Cano y de Jose María Cano; tras Duncan Dhu, Mikel Erentxun ("Naufragios") y Diego Vasallo con su Cabaret Pop; tras El Último de la Fila, Manolo García; tras Radio Futura, Juan Perro; tras Héroes del Silencio, Bunbury ("Radical Sonora"); y tras los Rodríguez, Andrés Calamaro ("Alta Suciedad") y Ariel Rot. Y es que durante estos años han triunfado sobre todo los solistas españoles, con mayor o menor experiencia, como Miguel Bosé, Luz Casal, Sergio Dalma o Alejandro Sanz con su hipervendido disco "Más" (casi dos millones de copias vendidas sólo en España, cifra record).

Sin duda el movimiento más importante que ha tenido lugar en España durante la década de los 90 y que más ha influido en la juventud española es el Indie-Pop. En 1995 una película "Historias del Kronen" incluye en su banda sonora una canción que a la gente le empieza a gustar. Se trataba del "Chup Chup" de Australian Blonde, el himno de esta banda y de los primeros pasos de la música independiente en nuestro país. Junto con este grupo asturiano, aparece un grupo granadino que lidera junto con ellos la escena independiente: Los Planetas. Estos dos grupos son los únicos que han conseguido conservar la frescura inicial del indie-pop tras el paso de los años. Además aparecieron una multitud de pequeños grupos que no conocieron el éxito pero renovaron el panorama musical nacional: Sexy Sadie, Killer Barbies, Undershakers, Nosoträsh, Lagartija Nick, Los Hermanos Dalton, Le Mans... El resto de bandas que han nacido, sobre todo del sello Subterfuge, han acabado decayendo. Y los únicos culpables de esto son Pepsi y los 40 Principales. La marca de refrescos se dio cuenta en 1996 de que esta música era la que enganchaba a los jóvenes, por lo que decidió utilizar en cada uno de sus spots una canción de alguno de estos grupos. Así incluyeron una canción que sonaba durante unos tres segundos mientras veíamos una botella de zumo: "Devil came to me" de Dover. En verano de 1997 el grupo comenzó a vender su disco de manera masiva, llegando a las 400.000 copias, cifra record dentro de la industria independiente. Hasta entonces el record lo sustentaba el "Aftershave" de Australian Blonde, con 10.000 copias. Los números hablan por sí mismos. Como el experimento salió bien, Pepsi decidió volver a intentarlo al año siguiente con Undrop. El resultado no fue el esperado, y a partir de ese momento todos los grupos que promocionaban bebidas resultaron casi patéticos (La rabia del milenio, Deviot...).

En España se ha dado el fenomeno de la megapromoción: bombardeo continuo de determinados artistas tanto en la televisión como en la radio hasta que el público ha comprado el disco en cuestión. Así se han convertido en superventas artistas como Laura Pausini, Ambra, Rebeca, Revólver, La Oreja de Van Gogh o Melon Diesel. También se ha dado el efecto gasolinera. ¿Qué habría sido de Camela sin ellas? Por no hablar de Ríos de Gloria o Los Sobraos...

Pero volviendo al escaparate internacional, nos habíamos quedado con la desaparición del grunge. Hasta mediados de los 90 la mayoría de las bandas que dominaban el mercado eran norteamericanas. Entonces llegó la reacción europea, que se centró sobre todo en Gran Bretaña. Surgió una serie de grupos que construyó un sonido que fue calificado como Brit Pop, con claras influencias de las bandas británicas míticas de los años 60 y 70, como The Beatles, The Rolling Stones, The Jam o The Sex Pistols. Los grupos que más famosos se hicieron fueron Suede, Blur, Oasis, The Verve, Kula Shaker, Elastica, Manic Street Preachers, Ocean Colour Scene, Pulp, Supergrass y un largo etcétera. De todos estos grupos destacan Blur y Oasis, que mantuvieron una dura pugna por ver quien lideraba la música inglesa. El primer round lo ganó Blur, que derrotó con su "Parklife" al "Definitely Maybe" de Oasis, pero los de Manchester se tomaron la revancha con creces con la edición de su segundo elepé "(What´s the story?) Morning Glory" que superó al "The Great Escape" de Blur. Este segundo trabajo, grabado en sólo dos semanas, se convirtió en uno de los discos fundamentales de la década y tuvo en "Wonderwall" su mayor éxito, que recientemente fue considerada la tercera mejor canción inglesa de la historia por una encuesta realizada en las islas. Sin embargo, este sonido ha entrado en decadencia con los años: Blur se puso a experimentar con nuevos sonidos y Oasis se volvieron mediocres y grandilocuentes. Ultimamente solo Ocean Colour Scene y Manic Street Preachers parecen estar en forma, pero cada vez más el sonido británico se está volviendo muy soso.

Hola, hola, hola, no podemos hacer un repaso de la música en los noventa sin hablar del fenómeno fan. Grupos de niños guapos o de chicas despampanantes que saben cantar (o eso se supone) y bailar, y que vuelven locos a los quinceañeros e incluso a gente con todavía menos edad. Estos grupos fueron, y en algunos casos siguen siendo: Take That, Backstreet Boys, Spice Girls, Boyzone, NSYNC, Five, All Saints, Eternal... Es habitual que la fama de estos grupos acaben destruyéndoles y llevándoles a la desaparición. Mención especial merece Take That, iniciadores de esta moda, cuya ruptura rompió los corazones de miles de crías, algunas de las cuales incluso amenazaron con suicidarse. Las Spice Girls vivieron una subida vertiginosa y acabaron cayendo en picado, caída que todavía continúa, y todo eso en un tiempo record. Lo positivo de estas desapariciones es que a veces liberan a un buen artista, si bien tiene que luchar duramente contra su pasado para ganarse el respeto de público y crítica. Es el caso de Robbie Williams, que es el chico de moda en el Reino Unido, y cuyo tema "Angels" ha sido considerada la segunda mejor canción de la historia en Inglaterra por la misma encuesta mencionada antes. Sin embargo, Mark Owen o Melannie C no han conseguido liberarse de su pasado, a pesar de haber grabado discos estimables. Lo negativo de estas desapariciones, y por desgracia, lo habitual, es que liberan a artistas lamentables, como Gary Barlow, Ronan Keating (aunque Boyzone aun no se han separado), o Geri Halliwell, la desertora de Spice Girls.

Otro aspecto del que hay que hablar es la música de baile, que es la que más transformaciones ha sufrido a lo largo de la decada. Se ha hablado de Eurodance, Bakalao, Tecno, Trance, Progressive, Chill, Dream, e infinidad de variantes que a lo largo de los años han hecho mover el esqueleto a millones de jóvenes. Ace of Base han sido el gran grupo de este género, si bien nunca lograron superar el listón de su primer album "Happy Nation". Esto es algo común a los grupos que practican este tipo de música, ni Double You, ni Gala, ni Robert Miles, consiguieron repetir el éxito con sus trabajos posteriores.

Los noventa han vivido el retorno de la mujer rockera. La primera fue Sheryl Crow, y fue seguida por muchas, entre las que destaca Alanis Morissette con su disco "Jagged Little Pill", otra de las obras maestras de esta década. La canadiense no supo digerir el éxito de ventas y se fue a la India para meditar. A su vuelta comprobamos que se había dejado gran parte de su talento en Asia. Otras chicas que merecen ser mencionadas son Shania Taiwn, Meredith Brooks, Shakira, Vonda Shepard, Anouk y Björk, que han cultivado diferentes estilos. Ultimamente las chicas que tienen éxito son más jóvenes, practicamente adolescentes como Britney Spears, Christina Aguilera o Lene Marlin, aunque su sonido es más comercial. Comerciales son, y mucho, otras grandes divas como Whitney Houston, Mariah Carey, Celine Dion o Cher. Pero la gran triunfadora entre las chicas, o al menos la que mejor ha acabado la década, ha sido Madonna, que en 1997 publicó su mejor álbum, "Ray of light", que le ha dado el aplauso de público y crítica, y cuyo éxito ha prolongado a lo largo de los últimos años de la década, conectándolo con sus aportaciones a bandas sonoras.

La última moda es la música látina. Aunque siempre ha estado presente en el mercado (Juan Luis Guerra, Gloria Estefan...) en 1999 estalló el boom latino. Los culpables de esto fueron Ricky Martin y Enrique Iglesias. A la moda se apuntaron otros artistas latinos (Chayanne, Luis Miguel,...) y otros que no lo son pero que se empeñan en parecerlo o se refugian en su pasado para aparentarlo (Jennifer Lopez, Mark Anthony o Geri Halliwell).

Y así es como podríamos resumir lo que ha sido la música en esta última década. Naturalmente, faltan grupos y artistas, y seguro que hay tendencias de las que no hemos hablado. Esto tan solo reafirma la idea de que esta década ha sido muy productiva en cuanto a música. Esperamos que a lo largo del próximo milenio podamos seguir disfrutando de grandes canciones y buenos artistas.